Frutillar

La experiencia de la ciudad de Frutillar, ubicada en las orillas del Lago Llanquihue, recoge todos los elementos de este proceso de asentamiento humano en las condiciones adversas de la Patagonia chilena. El aislamiento, el rigor climático y la naturaleza indómita significaron un enorme desafío para los colonos alemanes que se instalaron en estas tierras vírgenes entre Osorno y Puerto Montt.

Fundada en 1856, se caracteriza por su fuerte raíz alemana gracias al flujo de colonos que llegaron a Chile a mediados del siglo XIX, los que se instalaron en los sectores de “El Frutillar”, “Los Bajos” y “Punta Larga”, dando inicio a la historia del asentamiento.

A comienzos del siglo XX, y gracias a la construcción de la red de Ferrocarriles del Estado, llega el doblamiento de Frutillar Alto, que floreció alrededor de la estación, permitiendo una mejor comunicación con el resto del país.

Su historia de colonos se ve reflejada en las antiguas construcciones del siglo pasado, rodeadas de hermosos jardines, así como en su exquisita repostería, basada en recetas alemanas de kuchenes y mermeladas.

Situada en la parte noroeste del Lago Llanquihue, goza de una espectacular vista a los volcanes Osorno y Calbuco, lo que la ha consolidado como un importante polo de atracción turística del sur de Chile, a lo que se suma una interesante oferta cultural durante la temporada estival, donde se destacan las “Semanas Musicales de Frutillar”, realizadas todos los años desde el 27 de enero hasta el 5 de febrero.

Como llegar

Frutillar se ubica 1000 kilómetros al sur de Santiago. El aeropuerto más cercano es “El Tepual”, en la ciudad de Puerto Montt (40 kilómetros). Desde Santiago Lan Chile ofrece hasta nueve vuelos diarios y el trayecto demora una hora y media. Por vía terrestre diversas compañías ofrecen el servicio y tardan 14 horas (suelen viajar de noche).

Datos de alojamiento

www.frutillar.com
www.frutillar-chile.com


[Ver Mapa zona sur]