oticias

Karina Glasinovic estrena Suite Volcánica en las 50 Semanas Musicales

En el marco de la celebración de nuestro 50 Aniversario, la Corporación Cultural agradece a la Municipalidad de Contulmo por invitarnos a su Aniversario 134° de la Colonización Alemana, el fin de semanas del 14 y 15 de abril, para presentar la exposición de la historia de Semanas Musicales de Frutillar en 12 acuarelas de la artista Marcela Fuentes Perivancich. Tuvimos una excelente acogida y pudimos compartir una hermosa celebración, en la que encontramos personas ligadas también a nuestra propia historia por haber sido integrantes del Singkreis. 

Karina Glasinovic, reconocida pianista chilena, osornina, tenía que venir a Frutillar a celebrar el medio siglo de vida de las Semanas Musicales porque ya es “de la casa”. Recuerda que vino cuando era muy joven, cuando los conciertos se hacían en el gimnasio, y dice que el recibimiento del público y sobre todo de la organización del evento, la hicieron sentir muy cómoda. Añade que Frutillar es su lugar ideal porque combina las tres cosas que más le apasionan: los volcanes, el agua y la música.

Hoy, la pianista vuelve al lugar que tanto la maravilla junto con el Ensamble Bartok Chile. Tampoco es primera vez que la agrupación está en este escenario y, por supuesto, están felices y emocionados de poder ser parte de estos 50 años.

Karina, ¿cuánto tiempo llevas tocando con el Ensamble Bartok?

Hartos años. Antes de irme a Estados Unidos toqué con ellos reemplazando a su pianista cuando se enfermó; toqué como 5 o 6 años, y después, estando en Europa varias veces hicimos conciertos. Siempre seguimos en contacto. Cuando volví a Chile, hace 3 años y medio, empecé a tocar con ellos también. Son hartos años con el que fue el Bartok original porque ahora hay gente más joven. Yo fui la más joven en mi tiempo.

Cuéntame un poco sobre la última obra que van a tocar este 5 de febrero en Concierto de Mediodía llamada Suite Volcánica.

Está basada en un aspecto muy fuerte que es la cordillera, justamente en el Volcán Osorno. Comienza en el Norte; allí nace niño y celebran a ese Niño Andino. Después nos venimos al sur, al Volcán Osorno, y ahí nos encontramos con Licarayen, la princesa. Hay 4 movimientos basados en ellos en el cual primero ella canta a la naturaleza, la vida, la belleza y el amor. Después hay una celebración porque se casa con el joven del que ella está enamorada, pero aquí aparece el Pillan y es aquí cuando pide que se sacrifique a la mujer más joven y de corazón más puro que resulta ser Licarayen. Luego, hay otro movimiento que se llama El Ritual de Transición, donde ella es llevada al sacrificio. La gente está muy triste, pero ella está fuerte porque cree en el bienestar de su pueblo; a mi me impresiona mucho eso, es muy bonito. En el último movimiento se dice que un cóndor lleva el corazón de ella y las gotas de sangre que caen se transforman en nieve. Después de todo esto, reina la armonía, la paz, la belleza y la misericordia que significa perdonar y vivir de una manera especial.

Yo crecí con esas historias, con estas leyendas, pero que en el fondo son cosas que nos enseñan. A mi me impresionó mucho la fuerza de la Licarayen. En la historia dice que ella acepta esto; no se arranca, no se pone a llorar, ni grita, ni la tienen que ir a buscar, y eso es muy impresionante, esa compresión siempre me causó mucho interés.

Así se dieron las cosas. Ya tenía la idea el año pasado, pero no lo pudimos hacer, pero este año se dio todo y justo aquí en Frutillar. Ha sido un proceso muy bonito.

¿cuánto tiempo demoraste en escribir la obra?

En lo que yo más me demoro es en construir la idea, más o menos como un año. Después en escribir esta idea no es nada. Construir toda la obra es más difícil, no sé si va a sonar como creo que quiero que suene. Va a ser interesante para mi si es que puedo comunicar lo que yo quería. Es un gran reto, un desafío.

Hemos ensayado muy poco porque estamos muy ocupados, cada uno tiene sus cosas, entonces vamos a ensayar acá. Estamos armados, pero acá tenemos que afinar detalles y hacer el montaje.

Sabemos que hay mucho público fiel a las Semanas Musicales, pero ¿cómo crees tu que se podría convocar a nuevas audiencias para que vengan y sepan que existe este evento y lo vean y sientan como suyo también?

Yo creo que un poco, como lo que me pasó a mi de niña. Cuando uno es niño no se da cuenta de lo que pasa, pero se va instalando en uno, entonces yo veo niños que vienen con los papás y tal vez los niños miran para lado y se mueven, pero yo pienso que ellos son super bienvenidos porque quizás a la segunda, tercera, cuarta o quinta, o tal vez a la primera les va a gustar, y eso va a significar una cercanía. Es muy importante que los padres traigan a los niños o que el teatro haga venir a niños y haya un encuentro con los niños; es como un lenguaje que tienen que aprender, como un idioma, que cuando son niños aprender más rápido. La labor es traer siempre gente de un nivel muy bueno porque son los que van a dar la experiencia y va a entusiasmar. Tiene que ser una experiencia emocional y física.

  • +56 (65) 242 13 86
  • comunicaciones@semanasmusicales.cl
  • Avenida Arturo Alessandri 153, 2do. Piso, Frutillar

BoletIn trimestral

© Semanas Musicales Frutillar Todos los derechos Reservados | Desarrollado por Luis Camilo